Tiempo de siembra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EPISODIO 4: Tiempo de siembra

Abril es mes de siembra en el Jardín de Salvias. Un tiempo antes habremos empezado el difícil proceso de decidir qué especies sembrar. Solamente considerando las anuales, las opciones son infinitas…

Las OIP (ciclo Otoño-Invierno-Primavera) son aquellas especies herbáceas de ciclo anual originarias de climas con régimen de lluvia mediterráneo, principalmente la región de la Cuenca del Mediterráneo, Sudáfrica, California, oeste de Australia y centro y norte de Chile. En su ambiente natural sus semillas germinan con las lluvias del otoño, las plantas vegetan durante los meses fríos y florecen en primavera. Éstas deben sembrarse en el otoño en toda la región centro y norte de Argentina. Aún en la Patagonia Andina muchas anuales OIP pueden sembrarse en el otoño por su alta tolerancia a heladas y bajas temperaturas: clarkias, godetias, espuelas de caballero, caléndulas, iberis, amapolas soportan unos cuantos grados debajo del punto de congelación en el estado de roseta basal. En el idioma inglés, éstas se conocen como HA (Hardy Annuals o anuales resistentes a heladas).

 

Anuales OIP sembradas en almácigos individuales para cada especie (celdas intercambiables) sobre una bandeja.

Planificar en el otoño para disfrutar de las flores en primavera, de eso se trata. Y para ello es necesario imaginar. Imaginar colores, combinaciones, alturas, texturas. Y las anuales OIP cumplen un rol importante en los jardines ya que funcionan como un complemento cromático estacional y brindan color desde agosto hasta diciembre (según el ciclo de cada especie). Así, las OIP de ciclo corto como las nemesias, florecerán en agosto o septiembre y las de ciclo largo, como las lavateras, lo harán en noviembre y diciembre. Muchas de estas especies florecen antes que la mayoría de las perennes en la zona central de Argentina y eso implica color temprano cuando aún hay poco para ver en el jardín.

Plantitas trasplantadas a contenedores del 10 para su posterior plantación en canteros.

El prejuicio de que las anuales son altamente demandantes en labores de mantenimiento es eso: un prejuicio. Manejando la resiembra espontánea adecuadamente podremos considerarlas perennes. Incluso evitaremos la siembra solo con ‘rescatar’ plántulas resembradas naturalmente en los canteros.

Producción de anuales OIP en el Jardín de Salvias para canteros de exhibición. Estas plantas se apreciarán en flor durante las visitas guiadas de primavera.

Todo jardín bien planificado debería incluir algunas anuales OIP ya que el cultivo de las mismas nos permite expandir el elenco de especies sin necesidad de contar con espacio extra, reinventando canteros y dinamizando los diseños en el tiempo. Las anuales posibilitan además cubrir ‘baches de floración’ que dejan las perennes y arbustivas. Incluso la siembra de asiento al voleo entre las plantas perennes puede funcionar muy bien en muchas anuales efímeras como las amapolas.

Además, su cultivo, nos mantendrá ocupados y esperanzados, imaginando lo que vendrá. La esperanza también se siembra y se cultiva. En la Cuenca del Mediterráneo, Sudáfrica, California, Australia, Chile…y Argentina.

Ficoide (Dorotheanthus bellidiformis) vegetando en el mes de agosto. Esta anual OIP prospera muy bien en clima marítimo y florece en septiembre. 

Ensayos con anuales OIP en el Jardín de Wisley (RHS), Reino Unido. 

FIN